yue_kissys (yue_kissys) wrote,
yue_kissys
yue_kissys

  • Music:

Hands Up! - KAISOO (Trad. en Español)

Hands Up!

Fanfic Original
Autora: pumpkinspice123
Pareja: Kai/Kyungsoo
Género: SMUT/OneShot
Traducción: Josian

Corrección: yue_kissys

Descripción: Kyungsoo viene con una interesante forma de sobrevivir a un asalto en pleno banco.


♦♦♦

"¡Ponte de rodillas!"


Kyungsoo obedientemente volvió a caer de rodillas.


"¡No te muevas o disparo!"


Kyungsoo casi se congeló en su lugar. Su cuerpo, sin embargo, optó por ignorar la orden en su propio acuerdo. No sabía si era la desesperación o la curiosidad que mató al gato, pero se encontró arrastrándose de rodillas más cerca al ladrón de bancos.


"¡Dije que no te muevas!" Kyungsoo le oyó preparar el fusible. "¡¿Acaso eres sordomudo?!"


Kyungsoo respondió tirando hacia abajo la cremallera de los pantalones del joven hombre.


"¡¿Q-qué estás haciendo?!"


El cajero del banco se encontró con los ojos del ladrón, su  boca peligrosamente acercándose de la longitud que estaba siendo expuesta. Podía ver que estaba jugando con fuego por la expresión en el rostro del criminal.

"Soy Do Kyungsoo. ¿Puedo tener un paseo antes de morir?"




~



"No sé cuántas veces más te puedo dar un préstamo, Lu."


Kyungsoo cambió su mirada de la pantalla de su ordenador al  joven sentado al otro lado del escritorio. Podía verlo claramente temblando; nunca se quedaba  quieto cuando entraba  al banco para pedir otra cantidad de fondos.

"¡Lo siento! Es que... ¡No puedo reunir el dinero suficiente para pagar el apartamento!"

Kyungsoo rodó los ojos. "Tal vez si gastaras menos dinero en pagar por los regalos para Sehun...”

"¡Era su cumpleaños! ¡Tenía que comprarle algo!"

"¿Y ese algo tenía que ser un coche nuevo cuando él ni siquiera conduce?"

Luhan bajó la cabeza. "Ok, tal vez fue algo estúpido."

Kyungsoo soltó una risita y rodó su silla hacia atrás, hacia la impresora cerca de la pared. La copia de la transacción que hizo para Luhan fluyó hacia fuera, y la tomó desde  la impresora antes de largarse hacia la mesa de nuevo  y entregársela  a su cliente.

"Es la última vez, Lu. Me puedo meter en problemas por hacer esto. Hay una cantidad limitada de veces que el banco te puede prestar. Estás cerca de la deuda."

Luhan dobló el papel cuidadosamente, esquina a esquina, y se lo metió en el bolsillo interior de su abrigo. Su rostro sonrojado lo decía todo. Estaba avergonzado y lo sentía. Aunque eso  no quería decir que no volvería a suceder.

"Gracias, Kyungsoo."

Kyungsoo le ofreció una sonrisa amable mientras se levantaba. Observó a Luhan corretear fuera del asiento, su pelo color miel  rebotando con cada movimiento que su cuerpo frágil hacía.

Nunca había visto a nadie tan mal con el dinero como Luhan cuando lo administraba. Cada vez que prestaba  al  de mayor edad una nueva suma, Kyungsoo estaba seguro de que lo gastaría en los niños sin hogar y Sehun. Nunca podría dejar una cantidad suficiente para sí mismo.

Suspirando, sacudió su cabeza y se volvió hacia su ordenador. Echó un vistazo a través de la información de la cuenta bancaria de Luhan, recordándose mentalmente a sí mismo escribir a su amigo un cheque con el valor suficiente para pagar por lo menos un mes de su alquiler.

~


Se frotó la frente y se levantó de su silla. Miró el reloj, agradeciendo internamente a los cielos que la hora de cierre era apenas en quince minutos. Lanzando sus brazos sobre su cabeza para estirar su espalda dolorida, Kyungsoo salió de su asiento y se fue para la recepción.

Caminó a través de la línea de la cuerda de vinilo antes de acabar con los hombros sobre la mesa de granito. Sonrió a su compañero de trabajo  escribiendo  algo en el otro lado.

"Vi a Luhan otra vez aquí. ¿Le diste otro préstamo?"

Kyungsoo asintió con la cabeza. "No puedo ayudarme a mí mismo."

“Podrías ser despedido."

"Probablemente lo esté. Al menos ayudé a un amigo." Se puso de puntillas para ver por encima del mostrador. "¿Estás invadiendo la privacidad de Baekhyun de nuevo, Chanyeol?"

El gigante levantó la cabeza para ver la cara de Kyungsoo, con  una expresión indignada en su rostro. "¡Me compró un anillo caro y quiero ver lo mucho que le costó!"

"Te garantizo que no hizo uso absurdo de una tarjeta de crédito", respondió Kyungsoo. "Tú  sabes, para que no puedas ver lo mucho que gastó."

La cabeza de Chanyeol se estrelló en el teclado de su ordenador. "Ahora me siento horrible por dentro."

"Pobre bebé." Kyungsoo acaricio  la masa de pelo rizado. "¿Que vas a hacer?"

"Tu comportamiento impasible no está ayudando a mi estado emocional en este momento."

"¡Genial!  ¡Estoy haciendo un buen trabajo, entonces!" Kyungsoo animó, luego dejó escapar un suspiro de lamento. "Por lo menos tienes a alguien que te compra regalos. Debe ser agradable recibir algo de valor sentimental."

“No cuando la culpa empieza a comerte desde el interior hacia fuera.”

Kyungsoo rodó sus grandes ojos  ante la actitud de Chanyeol. El gigante nunca parecía estar contento con las cosas que sucedían a su alrededor. Kyungsoo había conocido Baekhyun, y sabía que el chico amaba a Chanyeol hasta la muerte. La vida de Chanyeol era perfecta. ¿Qué había ahí para quejarse?

"Hey, ¿por qué no cierro yo por hoy?" Kyungsoo sugirió de repente. "Así tu  puedes  ir a comprar  algo para  Baekhyun."

Chanyeol se enderezó y se arregló  la corbata. "Le daré una casa."

“No exageres, Chanyeol. No eres Luhan. No te haré algún préstamo.”

"¿Crees que un helicóptero es demasiado?"

"Chanyeol...”

"¿O un yate? ¡Oh! ¿Qué tal un paseo en limusina en la Costa Azul en Francia?"

"Chanyeol!"

"¿Hm?"

"Jódete."


~



Las ramas de los árboles de las perennes fuera de la ventana de Kyungsoo tapan el cristal, y  apaga el monitor de su computadora, incapaz de concentrarse.

Sus dedos se deslizaron por su pelo, tirando de los hilos dolorosamente para mantenerse a sí mismo despierto. Se desvió en un círculo en su silla un par de veces antes de levantarse para empacar todos los papeles de su escritorio en su maletín.

Al apilar los montones de papeles en orden, Kyungsoo contempla lo que iba a hacer cuando llegase a casa. No podía llamar a Chanyeol; el gigante obviamente iba a pasar la noche complaciendo a su novio materialista. En más de un sentido.

Luhan estaría haciendo lo que suele hacer en este momento de la noche. Ver dramas y sollozando sobre historias tan cliché, era fácil de averiguar lo que sucedería a continuación. Si él no estaba haciendo eso, seguramente saldría con Sehun.

Además de esos dos bichos raros en su vida, Kyungsoo realmente no tenía otros amigos. Era socialmente torpe (difícil de creer que cuando era un cajero de banco que habla directamente con la gente todos los días) y no podía mantener relaciones.


Era un genio en su burbuja, lleno de ingenio y conocimientos de contabilidad. Siempre estaba en la cima de la lista en la escuela, el mejor puntaje en las pruebas y cuestionarios. Pero en los superlativos de su anuario, aunque era respetado como estudiante y entre pares, Kyungsoo fue votado 'el más probable a morir solo'



Ouch.



Suspirando, abrochaba la hebilla de su maletín. Arrastrando hacia arriba de su escritorio, Se dirigió hacia la máquina de café. Eligió una taza de café negro, sin crema. Se quedaría dormido al volante si no tomaba un poco de cafeína.


El reloj marcó sin cesar, la pequeña aguja negra moviéndose entre las doce. Kyungsoo frotaba sus ojos mientras observaba el agotador movimiento de tiempo, no podía creer que había estado en la oficina por tanto tiempo.

Era espeluznante estar aquí solo. Claro, la puerta estaba cerrada con llave desde el exterior para que los clientes sepan que no eran bienvenidos en este momento. Sin embargo, eso no significaba que se sentía seguro. Una puerta era todavía una puerta, con o sin un bloqueo. Cualquiera podría abrir una puerta cerrada con llave.

A pesar del hecho de que tenía miedo, a Kyungsoo no le importaba. Nadie le echaría de menos si alguien entraba y le volaba la cabeza. No tenía familia cercana, ni gran cantidad de amigos, nadie lo amaba.

Es un hombrecillo apagado que trabaja en un pequeño banco desolado. Atrapado en traje y corbata, restringido a un escritorio por una cadena invisible, esposado a las claves de su equipo como un prisionero. Su vida era triste.

Kyungsoo observó como el flujo de café negro se vertía  a través del filtro en el vaso grande que había colocado debajo de ella. El líquido brillaba una vez a salvo en el papel, y lo cubrió con una tapa para mantener el vapor.



Trajo el vaso a su nariz para tomar una bocanada de café. El olor acre de inmediato lo despertó como una droga, y luego marcó el comienzo de la tapa a los labios, bebiendo un poco del contenido caliente.


Echó la cabeza hacia atrás por lo que corría en su garganta. Mientras lo hace, se da cuenta de que hay alguien de pie fuera de la puerta. Bajó su café, con una expresión de confusión. ¿Quién necesitaba ayuda en el banco cerca a medianoche? Vio la figura oscura con una mirada escrutadora.


Maldijo la opacidad de la noche. Si el sol aun brillara, sería capaz de distinguir las características de la persona. Quien quiera que sea, claramente no sabía leer; había un cartel de 'Cerrado' colgado en la puerta.


Kyungsoo señaló a la persona, pensando que comprendería el mensaje y volvería  mañana. Lo que sucedió después no tuvo precedentes.

De repente, el cañón de un arma se estrelló a través del cristal de la puerta, lanzando fragmentos de cristal que volaban en innumerables direcciones. Kyungsoo se tambaleó hacia atrás, dejando caer su taza de café y la cartera, el cuerpo listo para correr al teléfono de ayuda y marcar a la policía.


Un brazo alcanza a través del agujero en la puerta. La mano adherida a la rama jugueteó con la llave en la cerradura de la puerta, retorciéndolo e instándolo a abrir. Tan pronto como Kyungsoo escuchó el suave chasquido, sabía que estaba en la misma mierda.

La puerta se abrió de una patada, y la persona irrumpió en el vestíbulo del banco. Kyungsoo cayó al suelo y comenzó a  distanciarse. Petrificado y en pánico, trató de aclarar su mente para  llegar a un plan.

El hombre (Kyungsoo estaba seguro de que era un hombre) escaneaba la zona con sus ojos. Eran la única característica física que podía ver de su rostro; el resto, además de su boca, estaban cubierto con una máscara de esquí negro.


Al ver a Kyungsoo tratando de escapar, el hombre camino  hacia él. Kyungsoo se puso sobre sus pies y se dispuso a huir cuando oyó los pasos del ladrón cada vez más cerca de él.


"¡Hey!"


Kyungsoo se detuvo en medio de su siguiente paso a pesar de sí mismo.


¡Piensa, Kyungsoo, piensa! ¡Tienes que calmarte! ¡Tienes que lograr salir de esta! Piensa, piensa, piensa...

"¡Ponte de rodillas!"

Kyungsoo obedientemente volvió a caer de rodillas.

"¡No te muevas o disparo!"


Kyungsoo casi se congeló en su lugar. Su cuerpo, sin embargo, optó por ignorar la orden en su propio acuerdo. No sabía si era la desesperación o la curiosidad que mató al gato, pero se encontró arrastrándose de rodillas más cerca al ladrón de bancos.

"¡Dije que no te muevas!" Kyungsoo l oyó el fusible cargado. "¡¿Acaso eres sordomudo?!"


Kyungsoo respondió tirando hacia abajo la cremallera de los pantalones del hombre joven.

"¡¿Qué-qué estás haciendo?!"

El cajero del banco se encontró con los ojos del ladrón, su  boca peligrosamente acercándose de la longitud que estaba siendo expuesta. Podía ver que estaba jugando con fuego por la expresión en el rostro del criminal.

"Soy Do Kyungsoo. ¿Puedo tener un paseo antes de morir?"


La boca del ladrón se abrió ligeramente. Kyungsoo observó los labios. Estaban fruncidos en una línea delgada y luego se relajaron. Se movieron con anticipación e incertidumbre. Estaban mojados por la lengua que se deslizaba sobre ellos, haciéndolos brillar bajo la luz del banco.


Kyungsoo y el hombre se miraron durante unos instantes en silencio. Y por la falta de respuesta Kyungsoo pensó que su propuesta había sido rechazada, y se preparó para el dolor de una bala en su cuerpo.

Pero no. No se podía ir así. ¡No se iría así! ¡Sólo porque él trabajaba en un banco, no significa que su vida estaba destinada a terminar en un robo! Tal vez quería morir en paracaidismo ¡O ahogándose con un hueso de pollo!


Kyungsoo movió su boca cerca de la entrepierna del ladrón. "¿La tienes grande? Apuesto a que la tienes grande."


"¿Q-¿qué?"


Distraelo, distraelo... "Grande. Ya sabes, tu polla. Cuanto más grande, mejor. Me encanta cuando se siente de esa forma."


"Ya v-veo."


Kyungsoo contuvo su sonrisa cuando vio que el otro comenzó a temblar. Lo estaba consiguiendo. Kyungsoo pudo ver que la agresión en sus ojos comenzó a desvanecerse lentamente. El cajero del banco fue ganando control, incluso si él no era el que tenía la pistola.

Kyungsoo trató de pensar en películas pornográficas. ¿Qué es lo que hacen los actores antes de llegar a la cama? Tenía que hacer algo y hacerlo rápido antes de perder la ventaja en la situación.


Puso su mano tímidamente en el tope de los bóxers que había liberado, pasando su mano sobre el miembro debajo de la tela. Suspiró en estado de shock cuando sintió el pulso, sorprendido había logrado en realidad despertar al ladrón.


Bajó los bóxers por el dobladillo a la velocidad de la luz. Sus labios rozaron la dolorida polla (por dónde mire, era enorme, por cierto), y a regañadientes dejó que su lengua diera una lamida a la punta hinchada.


El hombre enmascarado dejó escapar un profundo gemido, yendo hacia Kyungsoo en un esfuerzo por transmitir su necesidad. Kyungsoo levantó las caderas, asegurándose de masajear en cómodos círculos y tomar todo lo que pudiera de la polla del otro en su boca.


Intentó no acobardarse ante el hecho de que tenía el pene de otro hombre en su boca. La idea le parecía, en teoría, desagradable y se sintió muy avergonzado cuando el frente de su propio trabajo, sus pantalones apretaban con deseo.


Siguió haciéndolo con su boca en medio de las piernas del hombre, tratando de que llegue al  orgasmo. Las manos pasaron por su pelo, desordenándolo, y se atragantó por el miedo cuando vio el arma a su lado en el suelo porque el ladrón la dejó caer.


¡Lo he desarmado! Es perfecto, lo logré...


¡Él sabe tan bien!


Kyungsoo lamió la longitud con avidez, sorbiendo y mordiendo la piel, sus ojos grandes entrecerrados con satisfacción cuando el ladrón comenzó gemir altamente. Al menos sabía que estaba haciendo un buen trabajo.

El hombre lo alejó una vez que sentía en el estómago el ardiente deseo del alivio. Levantó a Kyungsoo en sus dos pies, gimiendo cuando su miembro duro como una roca entró en contacto con pantalones del cajero, y  presionó un beso rudo en los labios de Kyungsoo.


Kyungsoo llevó las manos a la máscara que cubría el rostro que desesperadamente quería ver, gruñendo con molestia sobre la boca del otro cuando sus muñecas fueron capturados por los dedos ágiles a mitad de la acción. Se alejó con la boca formando una mueca dulce.


"Quítate la máscara."

"No."

"¿Por qué no?"

"Hay cámaras de seguridad aquí."

"¿Y? ¿Estás avergonzado?"

"No. No quiero que sepan quién soy."

"Pero yo quiero saber quién eres," Kyungsoo presionó, pasando sus brazos alrededor del cuello del otro con delicadeza. "¿Por favor?"


"Bien. Soy Kai. Llámame Kai".


"Pero eso es un apodo, ¿no? Yo quiero saber tu nombre verdadero..."


"Eso sí que no".


Kyungsoo gritó en sorpresa cuando sintió que era levantado. Sus piernas atadas a la cintura de Kai como un cinturón de seguridad para que no caiga. Observó al ladrón guardar su arma y caminó en dirección a los asientos.


"Kyungsoo, ¿no?"

"Sí".

El criminal encontró la mesa de trabajo de Kyungsoo por el signo con su nombre que cuelga al lado y entró, sentando al cajero en el borde del escritorio luego de arrimar todas sus cosas, incluso el ordenador. Kyungsoo se agachó viendo caer el objeto al suelo alfombrado esperando que no se haya dañado.


Lo empujó para que se recostara sobre el escritorio, sus ojos cargados de lujuria. Gotas de sudor corrían por la cara de Kyungsoo, y esperó pacientemente el siguiente movimiento de Kai, sabiendo que provocarlo sería una acción equivocada. Tendría que hacerlo de manera que Kai le conceda seguir viviendo. Y tampoco tenía idea de qué hacer en una situación relacionada con el sexo.


Kai miró a la cámara en la esquina del asiento de Kyungsoo y dejó escapar una risa irónica. Los guardias de seguridad probablemente habían visto todo lo que pasó hasta el momento frente a la cámara, y definitivamente, esto sería algo nuevo para ellos.


Subió al escritorio y se puso encima de Kyungsoo. Sus manos recorrían con curiosidad el pecho del cajero, explorando por todo lado el cuerpo debajo de su traje, así como la aceleración de los latidos de su corazón.


"¿Quieres saber lo que te voy a hacer, Kyungsoo? Te ves muy impaciente."

"Dime," Kyungsoo respondió por lo bajo.


"Voy a follarte duro." Kai habló en voz alta para que la cámara grabe cada palabra. "Te voy a follar con tanta rudeza que vas a empezar a sangrar. Gritarás adolorido agonizando de placer. Voy a tenerte gritando mi nombre pidiendo ayuda."


Kyungsoo arqueó la espalda. "Haz eso. Por favor, por favor. Hazlo."


Kai descansaba su mano encima del bulto de los pantalones de Kyungsoo y le dio un apretón brusco. El joven debajo suyo, convulsionó y Kai sonrió sádicamente, disfrutando el hermoso cuerpo retorciéndose, cada gemido dejando sus labios en forma de arco.


"Dámelo," Kyungsoo suplicó. "Por favor, por favor, por favor..."


Kai agarró el dobladillo de los pantalones de Kyungsoo y los arrancó, tirándolos en la esquina del asiento. Los bóxers del cajero corrieron la misma suerte, y a Kai no le importaba donde habían ido a parar.


Sus pantalones y ropa interior quedaron en sus tobillos también, disfrutó del aire fresco acondicionado. Kyungsoo tomó nota de todos sus movimientos, esperando y esperando por el momento en que Kai iniciara lo que había prometido.


Kyungsoo lo quería. Lo deseaba demasiado. No fue sino hasta ese minuto, mientras se sujetaba en ese escritorio, que se dio cuenta que no estaba asustado. Sino excitado y caliente, y no había nada más que quisiera en ese momento que tener la polla gruesa de Kai entrando y saliendo de su cuerpo.


Gimió alto cuando sintió un dedo de Kai trazar el borde de su agujero fruncido. El movimiento burlón enviaba hormigueos por encima de toda su forma, la columna vertebral se arrastraba voluntariamente para moverse y subir en Kai hasta que acabaran uno encima del otro.


La sonrisa en el rostro de Kai era evidente en este punto. Sabía lo mucho que Kyungsoo estaba deseando que no pare. La respiración marcada en la expresión del cajero le divertía, y le gustaba.


Aflojó el dedo, riéndose maliciosamente frente a la reacción de sorpresa de Kyungsoo. Las uñas de Kyungsoo buscaron algo en que cavar, se decidió por  el escritorio. Les sacó, dejando líneas deslizándose a través de la madera mientras Kai bombeaba el dedo dentro y fuera.


"¡Más!" Kyungsoo jadeó, haciendo caso omiso de la luz parpadeante de la cámara y sabiendo que alguien estaba observando esto. "¡Más, Kai, por favor!"


"Oh, mierda". El ladrón se alineó a la entrada de Kyungsoo. "¿Listo?"


"¡Sí!" Kyungsoo gritó. "Maldita sea, Kai! Sé hombre y olvida a los guardias de seguridad, la policía y las armas de fuego. ¡Fóllame ya!"


El horrible dolor que Kyungsoo sintió cuando Kai se estrelló contra él, fue suficiente para enseñarle al cajero que nunca debió cuestionar la virilidad de ese hombre pecaminoso. Gritó, con sus uñas arañando tan profundamente en su escritorio, que probablemente para mañana, tendría astillas.

Kai perdió todo sentido de control tan pronto como entró, las caderas pulverizando en una pérdida de ritmo. Entraba y salía sin parar, centrándose en el calor al apretar alrededor de su pene y el hecho de que su orgasmo se estaba acercando.


Miró a Kyungsoo. En realidad nunca prestó atención a la apariencia de nadie antes (se le conocía, no sólo para robar bancos si no también por meter su pene en todo ser humano lo que tenía un agujero) pero Kyungsoo le fascinaba.


El cabello del cajero estaba pegado a la frente por el sudor, la piel se pegó a las hebras brillantes bajo las luces. Tenía las mejillas de un color rosa; Kai no sabía si era por el esfuerzo o simplemente por rubor. Su boca se quedó abierta y emanando ruidos sensuales, sus labios hinchados rogando por atención.


Kai se inclinó hacia ellos y le concedió un largo beso, gimiendo por el sabor suave a café que poseía. De alguna manera, hizo su sabor más audaz. Kyungsoo tenía sabor a  confianza. La confianza era tan sexy.



El mundo de Kyungsoo se encendió en llamas cuando Kai golpeó su punto dulce. El sentimiento extraño y extraordinario  hacia que su espalda se retorciera como un gato y la adrenalina del corazón a lo largo de su propia pista de carreras. Dio un grito de placer en la boca de Kai.

Kai sonrió y se echó hacia atrás, tirando del labio inferior de Kyungsoo y una vez más, mordió e hizo un gesto. "¿Fue bueno?"


"T-tan bueno," Kyungsoo logró decir. "Tan increíble... oh, oh...”


Kai mordisqueó justo debajo de la oreja cuando sintió las paredes de Kyungsoo de repente apretar  alrededor de su polla. El cuerpo del cajero se contrajo con movimientos ligeros por el espasmo, y no pasó mucho tiempo antes de que un chorro de semen translúcido manchara su traje de trabajo.


Kyungsoo sintió una carga caliente estallar dentro de su agujero un poco después, pintándolo de blanco. Su rostro enrojeció cuando se dio cuenta de que Kai había acabado dentro de él. La gente no hace eso a menos que fueran muy cercanos.


El agotamiento se hizo presente cuando Kai salió de él. Sintió como el semen caliente del ladrón salía de su agujero adolorido y corría por sus muslos hasta el suelo. Dejó escapar un suspiro y se desplomó sin fuerzas sobre el escritorio.


Kai ahuecó sus mejillas. "¿Estás bien?"

Kyungsoo respondió sin palabras, elevó sus manos para  jalar la máscara de esquí de la cara de Kai. El criminal no se opuso, pero la expresión de su rostro mostraba claramente que se sorprendió por tener su identidad expuesta.

El aliento de Kyungsoo se detuvo mientras miraba su rostro. Su corazón dio saltos mortales por los exquisitos rasgos que adornaban el rostro del criminal. Sus dedos temblorosos tocaron los pómulos de Kai y a continuación, se abrieron paso a su nariz y  frente, finalmente acarició sus cabellos.


"Oh..."

Los bordes de los ojos de Kai se arrugaron mientras sus labios formaron una sonrisa. "¿Te gusta lo que ves?"



"Mucho". Kyungsoo soltó el cabello de Kai y formó la forma de una pistola con su mano.


"Manos arriba".


Kai soltó una carcajada divertida y agarró la muñeca de Kyungsoo. Plantó besos mariposa en todo los nudillos de Kyungsoo mientras que el cajero sonrió adormilada y tímidamente hacia él. Tal vez ese gesto había sido un poco tonto...


Fuera lo que fuera, Kai parecía haber disfrutado. Su rostro se iluminó con una sonrisa, y lo último que pensó Kyungsoo antes de desmayarse, fue pensar en cuán hermoso era Kai.


~



"Kyungsoo. Kyungsoo. ¡KYUNSOO DIOS MIO! ¡¿ESTÁS MUERTO…?!



La voz familiar de su compañero de trabajo (por desgracia) sacó a Kyungsoo de su profundo sueño. Sus ojos se abrieron, y los entrecerró sobre Chanyeol al ver cómo el gigante se cernía sobre él.


"¡CIELOS! Estás vivo! ¡¿Qué demonios pasó anoche?! ¡El vestíbulo es un desastre! ¡Estas hecho un lío! ¡¿Te violó?! ¡¿Te hizo daño?!"



Kyungsoo inmediatamente se levantó. "¿Dónde está él?"


"¿Te refieres al chico? ¡Se escapó!" Chanyeol gritó de rabia. "¡Llegué aquí y llamé a la policía cuando vi que la puerta estaba rota! Ellos ya estaban en camino porque vieron que un idiota la había roto en el video. ¡No puedo creer que esperaron hasta el día siguiente para venir a salvar el día! ¡Pensé que estabas muerto cuando vi tu maletín en el suelo!"¨

"Bueno, sigo vivo." Kyungsoo resopló.


Miró a un lado más allá de Chanyeol, frunciendo el ceño cuando vio a los agentes policiales que miraban los vidrios rotos de la puerta. El arma de Kai había desaparecido, así como su máscara. Kyungsoo presumía que Kai había robado cuando se fue.


Se había ido…


Kyungsoo tragó el nudo en su garganta. No podía creer que realmente Kai había escapado en medio de la noche. Había usado su cuerpo como si fuera una especie de diversión nocturna. ¿Robó el banco mientras Kyungsoo estaba dormido?


El cajero trató de no llorar. Bajó la mirada a sus piernas, suspirando en la toalla que alguien había puesto sobre él. ¿Lo qué había pasado entre esas piernas la noche anterior era algo que debería olvidar? O lo que sea que terminó por romper su propio corazón esperanzado.



Una vez más, la voz de Chanyeol lo sacó de sus pensamientos. "¿Necesitas ayuda?"


Kyungsoo negó con la cabeza. "No, pero ¿Podrías alcanzarme mis pantalones?"


Chanyeol se agachó para agarrarlos y le alcanzó, se dio vuelta para permitir a Kyungsoo ponérselos. Siguió al cajero una vez que terminó y  se dispuso a marcharse.


"¿Estás seguro de que puedes manejar a casa?"


Kyungsoo asintió y pasó por encima de su maletín. Era la última cosa en su mente. Estaba bloqueado en las peticiones de los oficiales para que se quedara y pudieran cuestionarlo y luego, abandonó el banco.


Mientras caminaba por el estacionamiento, Kyungsoo permitió que sus lágrimas salieran. Que Kai lo dejara se sentía como una gran pérdida, le dolían sus emociones. Su mente le había estado jugando una mala pasada la noche anterior, cuando había pensado que había algo entre ellos dos cuando sus cuerpos se conectaron y cuando Kai terminó dentro de él.


Pero ¿por qué era importante? Kyungsoo había permitido que Kai tomara ventaja sólo para poder mantener su vida a salvo. No se suponía que involucrara sus sentimientos. No debería... sentirse... de esta manera...


Kyungsoo se detuvo apoyándose en su coche, llorando sobre el techo. Tiró de la manija, frustrándose de no ser capaz de abrir la puerta en el primer intento; lo que hizo sollozar más fuerte por alguna razón.



Tardó unos segundos en darse cuenta de que la puerta no se abría porque no la había desbloqueado. Detuvo momentáneamente sus lágrimas y se secó los ojos para  poder ver lo que estaba haciendo, metió la mano en su bolsillo y rebuscó por sus llaves.


No esperaba sacar un pedazo de papel junto con las llaves del coche. Estaba doblado cuidadosamente, esquina contra esquina, al igual que Luhan siempre insistió que debía de ser, excepto que olía extraño y como si hubiera estado en las manos de alguien peligroso.


Los dedos delgados de Kyungsoo la desdoblaron cuidadosamente. Sus ojos recorrieron la escritura en la hoja, y casi se desmayó allí mismo, en medio del estacionamiento cuando vio de quién era.



Tú. Yo. Cenando. Bailando. Y tal vez, teniendo más sexo.

Esta noche.

Kim Jongin a.k.a Kai

PD: entré al banco para robar algo de dinero pero a cambio, me robé tu corazón.

Y  tú robaste el mío.


~


------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
ASDKLFJKASLJFKALSDJFAKLSJL Nos hacía falta un SMUT con final feliz HAHAHA!!  ¿Les gustó?
Este oneshot tiene secuela♥ disfrutenla :3♥
—Admin Kissys
Tags: español, exo, fanfiction, hands up, jongin, kai, kaidoo, kaisoo, kyungsoo, oneshot, traducción
Subscribe
  • Post a new comment

    Error

    default userpic

    Your reply will be screened

    Your IP address will be recorded 

    When you submit the form an invisible reCAPTCHA check will be performed.
    You must follow the Privacy Policy and Google Terms of use.
  • 32 comments
Previous
← Ctrl ← Alt
Next
Ctrl → Alt →
Previous
← Ctrl ← Alt
Next
Ctrl → Alt →